40 años de migración: Canadá, el segundo hogar de trabajadores agrícolas

Foto: Darinka Rodríguez Originalmente publicado en el periódico El Financiero, el 6 de abril de 2014.

Darinka Rodríguez – Enviada

ONTARIO, CANADÁ.- Ataviado con traje y corbata, Crisanto Pedroza arriba al Aeropuerto Internacional de Toronto acompañado por otros dieciocho trabajadores. Son las seis y media de la mañana y la temperatura es de menos cinco grados centígrados. Nacido en Aguascalientes, este hombre lleva 25 años inmerso en un constante viaje entre dos hogares: 2 años en una granja en Montreal y 23 más en Dutch Master Nurseries, una granja especializada en viveros y plantas de ornamento, siendo uno entre más de 18 mil trabajadores que año tras año viaja a las granjas canadienses como parte del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAT).

De acuerdo con cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), en 2013 viajaron 18 mil 499 trabajadores, mientras que el 80 por ciento de ellos son trabajadores nominales, es decir, son solicitados año con año por el mismo empleador. En promedio, un trabajador regresa siete años al país de la hoja de Maple; no obstante, existen trabajadores que llevan viajando más de 30 años cada temporada. En el aniversario cuarenta de la implementación de este programa, Crisanto, de 55 años de edad envía en promedio 300 dólares canadienses cada mes a su familia, la cual radica en Los Cabos. Su salario es el mínimo, de 10.33 dólares la hora y en junio percibirá once dólares por jornadas de doce horas en épocas de verano.“En México no hay trabajo para la gente mayor, todo requiere escolaridad y yo sólo estudié hasta la secundaria” relata el trabajador.

Canadá: campo fértil para la migración

La economía canadiense es un terreno próspero para los marginados migrantes de diferentes regiones del mundo. De acuerdo con la Oficina de Estadística de Canadá, en 2013 este país tuvo un crecimiento de 2 por ciento en su Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la industria agrícola en el país es la base para la industria de procesamiento de alimentos con un valor de 77.6 mil millones de dólares canadienses, según cifras del Departamento de Agricultura de aquél país.

Ken Forth, Presidente de Foreign Agricultural Resource Management Services (FARMS, por sus siglas en inglés) explica que en el país laboran 8 mil trabajadores provenientes del Caribe, principalmente de Jamaica en contraste con los más de 18 mil trabajadores mexicanos. “Cada uno de ellos es importante, pues sin ellos una industria millonaria de agricultura en Canadáestaría acabada”, indicó en entrevista. El directivo indica que la mayoría de los agricultores canadienses pertenecen a la generación del baby boom y muchos de los trabajadores locales se están retirando, necesitando fuerza laboral foránea.

Por su parte, la STPS señala que el 38.4 por ciento de los trabajadores mexicanos se concentraron en campos de legumbres, seguidos por los cultivos de fruta con el 26.7 por ciento. “Este programa es una de las cosas más importantes para el sector de la agricultura en Canadá, si no fuera por los trabajadores migrantes ninguna de las granjas sería igual ya que no podemos encontrar buenos trabajadores” indicó Betty-Anne Gifford, propietaria de la Dutch Master Nurseries, donde Crisanto trabaja. El cultivo de árboles de ornamento ocupa al 4.3 por ciento de la mano de obra mexicana que labora por periodos de ocho meses.

A 300 kilómetros de Toronto, Federico García labora en los invernaderos de Lake Side en Leamington, Ontario. El envío de dinero a México le ha bastado para brindar estudios superiores a su familia, ya que una de sus hijas se tituló como licenciada en derecho con especialidad en criminología en una escuela privada gracias a lo que gana en Canadá. “Yo sólo estudié la secundaria y acá gano más, con papeles y sin tener que andarme escondiendo”, relata mientras da cuidado al cultivo de tomates en un invernadero cuya temperatura ronda los 30 grados centígrados mientras afuera otros trabajan a menos diez grados.

Anthony Cervini junto a sus hijos Chris y John son propietarios de los invernaderos Lake Side, una granja familiar que forma parte de una de las concentraciones de este tipo de campos más grande en Norteamérica. La región de Leamington alberga 800 hectáreas de invernaderos y alrededor de 3 mil trabajadores mexicanos. “Empezamos hace veinte años con cuatro trabajadores y actualmente recibimos entre 40 y 50 trabajadores mexicanos cada temporada” indica el agricultor. Dada la alta concentración de migrantes mexicanos en Leamington, en 2004 se estableció un consulado de carrera en esa localidad.

Eusebio del Cueto, titular de esta dependencia consular señala en entrevista que el 77 por ciento de los trabajadores mexicanos trabaja en granjas de cultivos de legumbres, principalmente tomates hidropónicos, pimientos y pepinos. “Estimamos que los trabajadores mexicanos en la región ganan 41 millones de dólares canadienses cada temporada, de los cuales el 70 por ciento se envía a México en materia de remesas” indicó el titular del consulado.

El costo de la distancia

De acuerdo con datos del Banco Mundial (BM), Canadá es el tercer país generador de remesas en el mundo en 2013 con un total de 24.8 mil millones de dólares, siendo el cuarto país generador de ingresos por remesas que sostienen a más de 50 mil familias mexicanas. Sin embargo, aun cuando los trabajadores mexicanos no pagan renta y cuentan con seguro médico con costo de alrededor del 5 por ciento del total de su salario, algunos trabajadores vivieron abusos por parte de sus empleadores en años pasados de acuerdo con el Consulado en Leamington, lo que motivó que 5 granjas se separaran del programa.

La embajada de Canadá en México indica que cada año se realiza una revisión de este programa, por lo que en 2010 se implementó una evaluación de empleadores con la participación de cerca de 12 mil trabajadores, quienes indicaron que el 85 por ciento son buenos empleadores, 8 por ciento regulares y 7 por ciento fueron calificados como malos patrones.

Víctor Manuel, conocido como “Junior” tiene 25 años y comenzó a trabajar en la granja de árboles desde los diecinueve años acompañado de su padre, quien ya tiene dos décadas viajando a la misma fábrica. “Es una gran oportunidad, pero se paga un gran precio, yo sólo espero salir adelante en mi país pero cómo están las cosas allá no se puede” señaló el jornalero, a quien le espera un hijo de dos años en Tlaxcala.

A tres días de su llegada, Crisanto ya está ataviado con su arrugada y polvorienta vestimenta de trabajo, dejando atrás el saco y la corbata, que es la indumentaria con la que viaja. “Apenas empezamos a trabajar, pero le echamos muchas ganas para regresar a México y luego volver otra vez a la granja” indicó tras 25 años de peregrinar constante entre México y Canadá.

Focos: El PTAT opera a partir de un Memorándum de Entendimiento firmado entre México y Canadá el 17 de junio de 1974.

Los trabajadores pueden permanecer en Canadá hasta por un periodo máximo de ocho meses entre el 1 de enero y el 15 de diciembre de cada año.

Desde 1974, cuando México envió 203 trabajadores, el programa ha crecido hasta superar los 18,500 trabajadores agrícolas.

En 2013, participaron 1,680 granjas canadienses en el PTAT.

This slideshow requires JavaScript.

Estadística de trabajadores mexicanos del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAT)

Agricultores Mexicanos en Canadá

Estadística de trabajadores mexicanos del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAT)

Trabajadores por tipo de Cultivo